Más de la mitad de las empresas del IBEX 35 han completado la digitalización de sus informes anuales

España está en el grupo de cabeza de Europa en digitalización de la información corporativa, al menos en lo que se refiere a las grandes corporaciones. Según estudios de ámbito europeo, en torno al 40% de las empresas que cotizan en los índices bursátiles de referencia elaboran memorias anuales digitales. Nosotros hemos querido conocer la situación concreta de España y, para ello, hemos analizado lo que hacen las empresas del IBEX 35. El primer dato es alentador: 19 compañías han completado en el terreno del reporting corporativo la transformación digital. Esto supone un 54%, claramente por delante de la media europea. Pero antes de continuar, tal vez debamos responder una pregunta:

¿De qué hablamos cuando hablamos de memorias digitales?

Los informes o memorias anuales son piezas clave en la comunicación corporativa de las grandes empresas. Las firmas dedican un volumen muy significativo de recursos a la elaboración de estos documentos, ya se trate de informes financieros, de gobierno corporativo, de sostenibilidad o (una fórmula cada vez más empleada) de informes integrados.

Más allá de las exigencias de los mercados y de las autoridades reguladoras, las empresas necesitan explicar a sus grupos de interés (stakeholders) qué es lo que hacen, cómo, por qué, con qué resultados, y cuáles son sus estrategias para afrontar los retos del futuro. En los últimos años, el desarrollo de la responsabilidad social corporativa (RSC), las crecientes exigencias de transparencia y buen gobierno, el desarrollo de los estándares internacionales de reporting y la transformación digital han dado un vuelco a la idea de cómo debe ser una memoria anual.

Las compañías que mejor han entendido el mensaje conciben la memoria anual como un proyecto transversal que debe mostrar la interdependencia entre los aspectos económico, social y medioambiental de la actividad empresarial. En él deben primar valores como la concisión, el uso de un lenguaje comprensible por un público amplio, y el empleo de formatos y técnicas narrativas que lo conviertan en un producto atractivo. Conceptos como diseño, usabilidad, storytelling o experiencia de usuario juegan un papel cada vez más importante. De hecho, las memorias corporativas están hoy más cerca de una comunicación de estilo marketiniano que de los viejos y farragosos documentos llenos de cifras que fueron en otra época.

La digitalización es la clave del cambio. En el ámbito internacional es cada vez mayor el número de compañías que optan por presentar sus informes anuales como sites desarrollados en lenguaje HTML. Esta tecnología permite integrar el texto con formatos narrativos como el vídeo, la animación o la infografía interactiva, y en formatos responsive, es decir, adaptados de forma automática a los diferentes dispositivos de lectura y visualización. Hace posible, además, incorporar herramientas como los buscadores internos, centros de descarga de documentos, generadores de gráficos a la carta, o botones para compartir contenido en redes sociales. El formato HTML convive con el PDF, aunque existen diversas formas de entender la complementariedad entre ambos.

En la medida en que es el único que posibilita ofrecer la integración de narrativas y una experiencia de usuario acorde con las posibilidades que hoy ofrece la tecnología, consideramos que el HTML es el formato propiamente digital.

Obviamente, y aunque la tendencia es clara, no todas las grandes compañías han dado el salto. Como dijimos al principio, estudios de ámbito europeo cifran en torno al 40% la proporción de empresas cotizadas en los principales índices bursátiles que publican actualmente memorias digitales. En España, ese nivel se eleva hasta el 54%, según se desprende del análisis que hemos realizado de las memorias anuales correspondientes al año 2017 publicadas por las empresas del IBEX 35.

 

Gráfico 1. Digitalización de memorias digitales en España

 

Tres modelos

Ahora bien. No en todos los casos la memoria digital HTML contiene el cien por cien de la información. La mayor parte de las empresas optan por alguna forma de complementariedad entre este formato y el PDF. En general, encontramos tres tipos de soluciones: la publicación de todo el contenido del informe en formato HTML; la elaboración de un micro-site que funciona simplemente como sumario web desde el que se accede al informe en formato PDF y, finalmente, una vía intermedia o formato mixto, en el que la información principal de cada uno de los capítulos se refleja en el formato HTML, reservando para el PDF los aspectos más técnicos o de detalle.

 

Gráfico 2. Modelos de informes digitales

 

Por sectores

A la hora de analizar por sectores el nivel de penetración del reporting digital en las empresas del IBEX 35, hemos empleado la segmentación que utiliza la Bolsa de Madrid. Vemos de este modo que los sectores más avanzados son Bienes de consumo y Servicios financieros e inmobiliarios, con un 66,7%. A la cola se sitúa Servicios de consumo.

 

 

Gráfico 3. Penetración del reporting digital por sectores

 

Formatos narrativos

Finalmente, nos fijamos en esos nuevos formatos narrativos que posibilita la digitalización. Destacan en este terreno el vídeo, empleado en el 50% de los casos analizados y la habilitación de centros de descargas de documentos, que encontramos en el 67% de los informes.

Gráfico 4. Formatos narrativos

 

Hasta aquí nuestro análisis cuantitativo del reporting digital en el IBEX 35. En próximas entradas, nos detendremos en algunos de los mejores ejemplos de empleo de recursos narrativos.